Universidad del Zulia
Correo LUZMapa del sitio
Bookmark and Share
30 de septiembre de 2014
 
Beneficios PDI
Permiso de estudio
Estudios posdoctorales
Beca sueldo
Programas
PEI
Doctorados Conjuntos
Red de Investigación Estudiantil de LUZ
Más VAC
Año sabático
Enlaces de interés
Contacto
Redes Sociales
             



Agrandar texto   Reducir texto   Reestablecer texto    
Día del profesor universitario PDF Imprimir Correo

Discurso de Orden de la doctora
JUDITH AULAR DE DURÁN
En los actos protocolares con motivo
Del Día del Profesor Universitario
Entrega de reconocimientos a profesores quienes acceden a la categoría de titulares y quienes obtienen su jubilación
Así como la entrega de los premios Francisco Eugenio Bustamante y Premios APUZ
Día: viernes 04 de diciembre
Hora: 09:00 am
Lugar: Auditorio Luis Moreno Guerra
Casa del Profesor Universitario

 

Muy buenos días. Reciban nuestro saludo institucional en esta mañana tan especial en donde premiamos el esfuerzo de los docentes universitarios. De profesores y profesoras que llevan cada día las primicias del conocimiento a sus discípulos con la nobleza como estandarte.
   
La vida del buen docente es un ejercicio permanente de de generosidad. Primero como profesores activos, en el día a día del aula y los laboratorios y luego, al llegar la madurez del jubileo, se acrecentarán las huellas de su paso por los caminos infinitos de la enseñanza.
         
Nuestros profesores jubilados son la gran reserva moral universitaria y un apoyo inestimable para impulsar nuestros estudios de postgrado, en especial los doctorados y postdoctorados que están surgiendo en nuestra institución con tanta fuerza y en donde contamos con la experiencia y la dirección estratégica de muchos de nuestros docentes eméritos.
   
Sin duda ser un buen maestro es una credencial de elevado peso moral que se obtiene con mucha pasión. De eso damos fe los que decidimos asumir esta noble misión de enseñar, de guiar a nuestros jóvenes en su formación profesional.
     
Esta ceremonia de manera muy sencilla pero con mucha convicción y amor institucional premia a los docentes de la Universidad del Zulia como un acto de reivindicación, de honor y reconocimiento a quienes tienen la titánica tarea de moldear el futuro de la nación en cada nuevo profesional que se forma en las aulas universitarias.

 

Felicito a los organizadores de esta ceremonia, al personal de la Secretaría de LUZ, a la profesora María José Ferrer y al profesor Ramón Arrieta, así  como a la directiva de nuestra Asociación de Profesores Universitarios (APUZ), con el liderazgo de la profesora Aracely Sánchez, por este hermoso homenaje a nuestro personal docente, particularmente a los 73 profesores que ascendieron a la categoría de titulares y a los 58 profesores que obtuvieron su jubilación y pasan a la jerarquía de eméritos, el más alto honor en la carrera docente pues han llegado a la cúspide de una trayectoria plena de satisfacciones y sueños cumplidos.

 

También el Vicerrectorado Académico hará entrega del Premio Francisco Eugenio Bustamante, el Rector Magnífico de LUZ, para galardonar a los profesores que se han destacado con artículos científicos publicados en revistas arbitradas nacionales o extranjeras, de diferentes áreas del conocimiento.

 

Asimismo y como es tradición, nuestra Asociación de Profesores  hará entrega de los premios APUZ 2009 en sus diferentes categorías para enaltecer a las mejores investigaciones científicas y humanísticas, a las actividades de extensión, gremiales,  culturales y deportivas.

 

Pido un merecido aplauso a los ganadores y reciban nuestra felicitación por sus aportes que son fundamentales para el desarrollo académico de nuestra institución y para difundir con fuerza, desde nuestra Universidad, los valores fundamentales de toda sociedad como la ética, la honestidad y el amor al prójimo.
    
Es propicio el momento para presentar unas reflexiones acerca de la docencia universitaria sin otra pretensión que profundizar y valorar el trabajo de nuestros docentes.

En definitiva los profesores son servidores sociales de sus estudiantes y de la sociedad en general. Esa vocación de servicio y de entrega es imprescindible para construir una carrera exitosa dentro del campo de la enseñanza.

Si bien es cierto que cada docente desarrolla de manera particular su trayectoria académica y construye su propia historia, también es cierto que el buen docente comparte  sin mezquindad el sagrado ministerio de hacer de sus discípulos hombres y mujeres libres con las armas del conocimiento.

Como ejemplo, en el último medio siglo,  los esfuerzos en docencia y en investigación de los profesores universitarios en Venezuela permitieron la transformación de una sociedad rural y atrasada en una sociedad en expansión, con recursos profesionales de primera categoría, reconocidos nacional e internacionalmente.

 

Han sido las Universidades, guiadas por sus docentes, quienes han colmado con profesionales de calidad y de comprobado rendimiento los cuatro puntos cardinales del país y ese logro se lo debemos a estos profesores y profesoras quienes con toda justicia tienen derecho a aspirar a justas reivindicaciones ante el inmenso compromiso que tienen en garantizar el avance social y la preparación de los cuadros generacionales que llevarán el progreso a toda la nación.

 

La transformación de la sociedad sin duda  es una gesta histórica que no tiene fin y los docentes, de ayer, de hoy y de mañana, seguirán siendo el principal bastión de ese proceso regenerador.

 

Actualmente un nuevo liderazgo docente y estudiantil se levanta en nuestras universidades. Ustedes son parte esencial de ese proceso que da continuidad a este proyecto de vida universitaria ideado por grandes humanistas como Jesús Enrique Lossada.

 

Una generación de docentes e investigadores se viene consolidando en los últimos 20 años en LUZ y no es fortuito que seamos la institución universitaria líder en desarrollo científico del país, con la mayor cantidad de profesores adscritos al Programa de Promoción al Investigador en toda Venezuela.

 

Por eso no existe felicitación ni reconocimiento suficiente para agradecerles esta importante función social y pedagógica que han asumido por vocación.

Ustedes han ampliado su potencial docente con una experiencia en investigación invalorable y necesaria para formar el intelecto del estudiante, para fomentar su capacidad de análisis, estimular sus capacidades críticas para juzgar los hechos, teorías,  doctrinas y personajes.

 

Esa experiencia como docentes e investigadores que ustedes se han preocupado en desarrollar nos garantiza la formación de profesionales más críticos,  con ese espíritu investigativo tan necesario para alcanzar los cambios sociales que exige la realidad nacional y local.

 

Ese es el gran reto que enfrentamos como universidad y estoy segura que avanzamos por el camino correcto con el apoyo de docentes  tan versátiles como ustedes,  cada vez más preocupados por entregar lo mejor de su aprendizaje en los diferentes escenarios académicos.

 

Gracias a sus esfuerzos y a ese verdadero amor universitario seguiremos construyendo el futuro con cada nuevo desafío académico.

 

Felicitaciones a todos. Sus éxitos nos enorgullecen y nos alientan a seguir construyendo una mejor universidad para todos. Muchas Gracias




^ Subir